Tratamientos vasculares

¿Qué son las varices y por qué aparecen?

Una variz es, por definición, la dilatación anormal de una vena. Cualquier vena, fundamentalmente de las extremidades, puede dilatarse por factores genéticos y constitucionales, por un proceso involutivo fisiológico, por enfermedades o la concurrencia de algunas situaciones como embarazo o tabaquismo, pasar mucho tiempo de pie, problemas hormonales, aspectos hereditarios, etc.

Al tratarse de una enfermedad degenerativa y progresiva, las personas que las padezcan deberán plantearse un tratamiento en el caso de que presenten varices desarrolladas que ya han producido alteraciones en la piel. Con el tratamiento de las varices se evitarán futuras complicaciones de carácter médico como puede ser el riesgo de tromboflebitis, úlceras o hemorragias, aunque también se contempla el tratamiento con un fin meramente estético.

¿Cómo se pueden eliminar las varices? 

La respuesta a cómo quitar las varices está muy ligada a las decisiones que tomamos en cuanto a la alimentación, hábitos de vida y actividad física. Con un estilo de vida saludable, las varices podrían evitarse, pero si ya es demasiado tarde para esto, la escleroterapia es el tratamiento ideal para las pequeñas varices estéticas de menos de 1 ó 2 milímetros de diámetro y apenas palpables bajo la piel, para las arañas vasculares y los filamentos “tipo escoba” fuera cual fuera su localización.

¿En qué consiste la escleroterapia?

Este tratamiento para quitar las varices consiste en producir una irritación de las paredes interiores de la vena para que esta se cierre por sí sola, de esto modo la vena se quedaría esclerosada, esto es, como un cordoncito cicatrizado sin sangre dentro de manera que resulta prácticamente invisible. Esto se hace mediante pequeñas inyecciones, se aplican varios pinchacitos en diversos segmentos de la vena.

La esclerosis se puede conseguir principalmente por dos vías:

  • Por la vía química: introduciendo en las venas líquidos o espumas para conseguir que se esclerosen.
  • Por la vía física: a través de métodos físicos como el láser o la radiofrecuencia quemando el endotelio y haciendo que las venas desaparezcan.

Después del tratamiento se aconseja llevar las piernas vendadas durante unos días y después puede ayudar utilizar medias de compresión durante un par de semanas. Cada sesión de escleroterapia dura aproximadamente 10 minutos y no es necesario aplicar anestesia.

***Si quieres saber más sobre nuestros tratamientos vasculares, no dudes en consultar a nuestros especialistas. Te atenderán de manera personalizada sin compromiso.

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone